Verde

Medusas Barge, una granja de efecto invernadero flotante de producción de alimentos sin consumir la tierra, el agua dulce

JellyfishBarge7
Medusas Barge, una granja de efecto invernadero flotante de producción de alimentos sin consumir la tierra, el agua dulce Se ha cambiado: 2014-11-17 di jessica zannori

En un planeta donde los recursos son cada vez más escasos, ¿cómo se producirán los alimentos que necesitan las comunidades, dónde encontraremos el agua necesaria y dónde encontraremos nuevas áreas para cultivos?

Un equipo multidisciplinario de arquitectos y botánicos propone una respuesta revolucionaria a estas preguntas. Jellyfish Barge  es un invernadero agrícola flotante que produce alimentos sin consumir suelo, agua dulce y energía.

Diseñado para comunidades vulnerables a la escasez de agua y alimentos, la instalación está construida con tecnologías simples y materiales reciclados de bajo costo. 

Jellyfish Barge es un proyecto multidisciplinario coordinado por el profesor Stefano Mancuso de la Universidad de Florencia, director del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal (LINV; www.linv.org) Y diseñado por los arquitectos Antonio Girardi y Cristiana Favretto (Studiomobile; www.studiomobile.org).
El prototipo de trabajo, creado por LINV (Universidad de Florencia) gracias a la contribución de la Fundación Ente Cassa di Risparmio di Firenze y la Región de la Toscana, se ha instalado desde octubre de 2014, en el canal Navicelli, entre Pisa y Livorno.

proyecto

Diseñado por Antonio Girardi y Cristiana Favretto, fundadores Studiomobile, Jellyfish Barge es un invernadero modular construido sobre una plataforma flotante capaz de garantizar la seguridad alimentaria y del agua proporcionando agua y alimentos sin afectar los recursos existentes.
Las estrategias adecuadas para proporcionar acceso a alimentos y agua dependen en gran medida de las condiciones culturales, sociales y económicas de las comunidades objetivo.

Las soluciones que tienen más posibilidades de éxito en el largo plazo son aquellos capaces de adaptarse a diferentes situaciones y para las diferentes necesidades en diferentes áreas. Por lo tanto, JFB fue concebido como una estructura flexible que utiliza tecnología simple construcción, de bajo costo y, cuando sea posible, los materiales reciclados.
La estructura consta de una base de madera de unos 70 metros cuadrados que flota sobre bidones de plástico reciclado, enjaulados por cerchas de madera que recorren el perímetro y los rayos del octágono. Los bidones se atornillan a la tarima superior que soporta la estructura del invernadero y los desaladores solares.

El agua dulce es proporcionada por 7 desalinización solar dispuestos a lo largo del perímetro, diseñado por el científico ambientalista Paul Franceschetti. Estos son capaces de producir hasta 150 litros por día de agua limpia y fresca de agua salada, salobre o contaminada.

La destilación solar es un fenómeno natural: en los mares, la energía del sol evapora el agua, que luego cae como agua de lluvia. En Jellyfish Barge el sistema de desalación replica este fenómeno natural a pequeña escala, aspirando el aire húmedo y provocando que se condense en bidones en contacto con la fría superficie del mar.

La poca energía necesaria para hacer funcionar los ventiladores y bombas es proporcionada por paneles fotovoltaicos integrados en la estructura. El invernadero incorpora un innovador sistema de cultivo hidropónico. La hidroponía es una técnica de cultivo en superficie que garantiza un ahorro de agua de hasta un 70% respecto a los cultivos tradicionales, gracias a la reutilización continua del agua.

Además, Jellyfish Barge utiliza aproximadamente un 15% de agua de mar que se mezcla con agua destilada, lo que garantiza una eficiencia de agua aún mayor. El complejo funcionamiento del sistema de cultivo está garantizado por un sistema de automatización con monitorización y control remoto.
Jellyfish Barge fue diseñado para sostener aproximadamente a dos familias, por lo tanto, es de tamaño especialmente pequeño para hacer su construcción simple y factible incluso en condiciones de dificultad económica. 

Es modular, por lo que un solo elemento es completamente autónomo, mientras que varios invernaderos uno al lado del otro pueden garantizar la seguridad alimentaria de toda una comunidad. La forma octogonal de la plataforma permite colocar diferentes módulos uno al lado del otro al conectarlos con simples bases flotantes de base cuadrada, que pueden convertirse en mercados y lugares de encuentro para una pequeña comunidad en el agua.

Jellyfish Barge es el resultado de un curso - coherente y estructurado - realizado por Studiomobile desde 2009 sobre el uso de recursos naturales. En particular, repensar la relación con el mar a través de los proyectos Jellyfish Farm y Networking Nature: mini-invernaderos flotantes con un fuerte sabor evocador hechos con material reciclado y presentados, entre otras cosas, en el Salone del Mobile de Milán y en la Bienal de Arquitectura de Venecia. .

JellyfishBarge1

Marco

El Banco Mundial estima una población del planeta cercana a los 2050 mil millones de personas para el 10 y una consecuente demanda global de alimentos que es un 60-70% más alta que la actual. Ser capaz de satisfacer esta creciente necesidad de alimentos de manera razonable, sin afectar indebidamente los recursos existentes, parece ser un objetivo difícil en este momento, principalmente debido a la escasez de agua y tierra disponible para el cultivo.

Gran parte de la tierra potencialmente cultivable se concentra en unas pocas áreas geográficas, mientras que muchas naciones del Medio Oriente, África del Norte y Asia Meridional, con un alto crecimiento demográfico, ya han alcanzado o están cerca de alcanzar los límites de la disponibilidad de tierras agrícolas.
La agricultura, que utiliza el 70% del agua dulce del planeta, es la actividad humana que más pesa sobre los recursos hídricos existentes. En muchas áreas del mundo, como India, Pakistán y el sur de España, la creciente necesidad de agua para fines agrícolas se satisface mediante la extracción de reservas subterráneas, que se consumen a un ritmo más rápido que las lluvias.

En muchas zonas de Oriente Medio, sin embargo, el agua se obtiene mediante procesos de desalinización industrial que consumen mucha energía. Es probable que el cambio climático aumente la escasez de agua y tierra disponible para la agricultura. El aumento del nivel del mar, por ejemplo, contribuirá a la inundación de franjas cada vez más grandes de tierra fértil con agua salada. Este fenómeno ya ha comenzado a aparecer con alarmante frecuencia en toda la Bahía de Bengala.

Equipo del proyecto

Jellyfish Barge nació de un proyecto de Antonio Girardi y Cristiana Favretto (Studiomobile) y fue desarrollado por un equipo multidisciplinario coordinado por el profesor Stefano Mancuso de la Universidad de Florencia, director del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal. 

Jellyfish Barge es fabricado por Pnat (www.pnat.net), una empresa derivada de la Universidad de Florencia. El equipo está formado por Stefano Mancuso, los botánicos y fisiólogos vegetales Camilla Pandolfi, Elisa Azzarello, Elisa Masi y los arquitectos Cristiana Favretto y Antonio Girardi, fundadores de Studiomobile.

Pnat es el primer think tank nacido en Italia donde el diseño, la ciencia y la biología interactúan para estudiar soluciones creativas y tecnológicas a los problemas que deja abierta la sostenibilidad: en un planeta de recursos finitos, cómo garantizar la seguridad alimentaria, la accesibilidad al agua y la resiliencia de las comunidades a los cambios ambientales?

El proyecto Jellyfish Barge está coordinado por la Universidad de Florencia y financiado por el Ente Cassa di Risparmio di Firenze y la región de Toscana.

JellyfishBarge2

JellyfishBarge3

JellyfishBarge4

JellyfishBarge5

JellyfishBarge6

JellyfishBarge8

JellyfishBarge9

JellyfishBarge10

También puede interesarte

responder